La Romeria

De la historia de Nuestra Señora de la Encarnación no hay escritos ni datos en los que se sepa el año de su hallazgo, pero sí de la Ermita que hay en el mismo lugar donde Ella apareció, y que hoy permanece, es del siglo XIV. Sabemos también de la fusión de la Virgen y de la Hermandad Sacramental de Gerena, Ésta se hizo cargo de Ella por el siglo XVII, de ahí el nombre de Hermandad del Santísimo Sacramento del Altar y Ntra. Señora de la Encarnación.

Las Fiestas Patronales empiezan el último Jueves de Mayo de todos los años, aunque el pistoletazo de comienzo es el Miércoles, con la llegada del “ Tío del Tambor”, costumbre arraigada desde hace muchos años. Ese día todo el pueblo sale a la calle para recibir al Tamboril, con gran alegría, porque de nuevo, un año más, llegan las Fiestas de Mayo.

 
Jueves de Promesa

“ El Jueves de Promesa”, como aquí se le llama al último jueves de Mayo, la Patrona sale de la Parroquia hacia su Ermita, un lugar bellísimo a cinco kilómetros del pueblo, en dirección a la autovía de Mérida, entre campiña,
sierra y olivares, a donde Ella es llevada, primero por los costaleros, procesionando por las calles de Gerena y, después, por una carreta tirada de bueyes, siempre acompañada de una gran cantidad de personas, que van “ de promesa” detrás y delante de su Virgen “Chiquetita”, como así se le llama, con gran fervor y devoción.

  
Misa en la Ermita

En la Ermita permanecerá hasta el Domingo y, durante esos días, se celebran allí misas por la tarde, a la que asisten también gran cantidad de fieles devotos, no solo del pueblo de Gerena, sino también de los pueblos vecinos de Guillena y Pajanosas. En la Misa del Sábado se realiza la imposición de Medallas a los nuevos Hermanos; este día la Ermita luce preciosa, con el paso de nuestra Señora al fondo, en el Altar, rodeado de una gran cantidad de ramos de flores que le ofrecen sus hijos.

 

 

Domingo de Romeria

El Domingo de Romería, por la mañana, sale el Simpecado de la Hermandad de la Parroquia, y es llevado hasta la Ermita en una carreta de bueyes, bellamente engalanada para la ocasión y acompañada de romeros a pié, a caballo y de carretas, todo ello al son llegada se celebra una misa y, por la tarde, la Virgen regresa al pueblo. Una vez en él, recorre de nuevo las calles de Gerena y, en esta ocasión, visita las Capillas de Veracruz, primero y de Soledad, después. Finaliza el recorrido entrando en su Templo hasta el año que viene, como dice la sevillana “salud y suerte para el año que viene volver a verte”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies